PILATES

El método Pilates pretende desarrollar simultáneamente el cuerpo, la mente y el espíritu a través del estricto control de los movimientos.

La técnica Pilates es, en concreto, una forma de entrenamiento físico que busca equilibrar el cuerpo. Dirigida no sólo al desarrollo de los grandes grupos musculares, Pilates busca activar y fortalecer la musculatura profunda, basado en el trabajo de centro, integrándola en los movimientos para proporcionar mayor estabilidad articular.

La técnica busca el dominio mental sobre el cuerpo y cada ejercicio, el máximo control sobre el movimiento.

El método se basa en ejercicios que desarrollan la fuerza de la musculatura más profunda del cuerpo para mantener una óptima alineación de las articulaciones, fortalece los abdominales, la musculatura de la espalda, de las caderas y hombros, incrementando a la vez la flexibilidad, equilibrio, coordinación, resistencia y consciencia corporal. Aporta un estado de relajación y bienestar gracias a la respiración que produce más oxigenación de la sangre. Alivia la fatiga y el dolor y consigue unos músculos más alargados al trabajar conjuntamente la fuerza y flexibilidad de los mismos.

Todo individuo puede practicarlo, independientemente de cual sea su edad, sexo o estado físico ya que el Pilates es un método de entrenamiento que adapta cada ejercicio a la persona que lo practica. Aplicado a la rehabilitación integra los conocimientos de fisioterapia y biomecánica para dar como resultado un sistema dinámico de rehabilitación y prevención de lesiones, el abordaje de dolencias como la osteoporosis, dolor de la espalda y tantas otras derivadas de la mala postura.

Para desarrollar este método se realizan los ejercicios en el suelo, con aparatos complementarios como fitball, bossu, foam roller, theraband, magic cicle, chee-balls; o en las máquinas específicas de este método: cadillac, reformer, ladel barrel y combo chair.

Embarazadas

El método Pilates es un método de entrenamiento que se puede aplicar a las mujeres embarazadas ya que de manera controlada combina la respiración con estiramientos y la tonificación muscular necesaria tanto para la preparación al parto como para la recuperación postparto.

En la etapa de preparación al parto se trabajan ejercicios específicos para cada etapa de la gestación. Durante el embarazo, los músculos de la pared abdominal se estiran debido al crecimiento del bebé y se debilitan. Los músculos del suelo pélvico también sufren una gran tensión debido al peso del bebé y tienden a estirarse y a descender más en la pelvis. Debido a que el método Pilates se enfoca en los músculos de la pared abdominal y del suelo pélvico puede serte muy útil durante el embarazo. Consigue un abdomen con el tono y la fuerza suficiente para sostener adecuadamente el peso del bebé, fortalece la musculatura de las piernas estimulando la circulación sanguínea, fortalece la musculatura de los brazos para adaptar la postura al aumento de peso y volumen del pecho, mantiene el peso y alinea y mantiene una buena postura preventiva de lesiones y patologías.

De cara al momento del parto el método Pilates proporciona una mayor resistencia, concentración y relajación y gracias al trabajo de suelo pélvico favorece el parto reduciendo la duración y las cesáreas y trabajando con mayor eficacia con las contracciones.

Ya en la etapa de recuperación, el Pilates contribuye a una rápida recuperación del posparto, fortaleciendo la zona abdominal, facilitando su recuperación. De igual forma que se recuperan estos músculos se recupera también la figura de forma gradual, sana y segura, se reducen síntomas de incontinencia y mejora la circulación.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar